Área de Turismo – Ayuntamiento de Quart de Poblet

Àrea de Turisme

Ajuntament de Quart de Poblet

IGLESIA PARROQUIAL PURÍSIMA CONCEPCIÓN

IGLESIA PARROQUIAL PURÍSIMA CONCEPCIÓN

La iglesia parroquial ha sido desde su construcción el centro de la vida religiosa de Quart. En el origen incluía el cementerio viejo de la población (a espaldas de la iglesia y en uso hasta 1911) y la casa Abadía. La casa Abadía actual se localiza a la derecha de la iglesia formando una plazoleta, mientras la antigua casa Abadía estaba en la parte central de la plaza y tenía comunicación directa con la iglesia y con otro inmueble de dos pisos. Sobre la puerta estaba el escudo del Monasterio de Poblet.

Se desconoce la fecha exacta de la construcción de la iglesia, según un documento del registro de Entidades Religiosas de la archidiócesis de Valencia, se consagró canónicamente en el siglo XIII, bajo la advocación de Santa María, cosa habitual en los primeros momentos de la conquista cristiana (1238) y que obedecería a la particular devoción del rey Jaume I a la Virgen. Hemos de tener en cuenta que en un primer momento la población es mudéjar y  vive en la población hasta 1331, que son expulsados por iniciativa del Abad Pons de Copons ante las tensiones que hay. Es esta fecha cuando se instalan familias cristianas en la villa. Se cree que habría una capilla en el Castillo de la Señoría y que a principios del siglo XIV se construye la iglesia, siendo de estilo gótico. No se sabe la fecha exacta, pero según Vicente Coll, en 1316 ya se recogían limosnas por la diócesis para construir la iglesia de Quart. No se edificaría sobre la mezquita, como en otras poblaciones, ya que esta estaría enfrente de la Cisterna y pasaría a usarse como almacén.

En el siglo XVI es de destacar el Concilio de Trento y la Contrarreforma, que es la respuesta de la Iglesia Católica tras la Reforma Protestante, donde se acuerdan varios puntos que refuerzan la Iglesia Católica como institución y se establece una tipología de edificios. Por el aumento de población se construye de nuevo en el siglo XVII, y además se aprovecha para seguir las directrices del Concilio de Trento y meter entre los contrafuertes capillas laterales de planta cuadrada (la Iglesia Protestante rechaza el culto a las imágenes y a los santos, por lo que estas capillas dedicadas a santos, afianzan a la Iglesia Católica). Además cambiaría la advocación a la Purísima Concepción, defendiendo también las ideas de la Iglesia Católica frente a la Iglesia Protestante, que rechazan la pureza de María en la concepción. Así el conjunto actual es de estilo barroco y constituye uno de los mejores ejemplos del barroco post-tridentino valenciano.

Hay un documento de 1693, donde destaca el pago a los maestros de obras Senén Medina y Joseph Mora.

Estamos ante un templo de una sola nave con capillas entre los contrafuertes. Recoge la tradición valenciana, que desde la Edad Media había primado las estructuras sencillas. La nave central se cubre con bóveda de cañón continua y los espacios de las capillas  mediante bóvedas baídas. El presbiterio (lugar reservado al clero) también está cubierto por bóveda de cañón, solo marcado por el arco triunfal abocinado que conecta la nave. El coro (lugar reservado al clero menor, quienes cantan los oficios divinos) está a los pies, en alto, sobre un arco rebajado. El paso de la nave al coro se enmarca con un arco abocinado.

Un entablamento continuo recorre el perímetro de la iglesia y por encima de él se abren los vanos de las ventanas enmarcados por tallas de estuco. En el entablamento hay decoración escultórica, típico valenciano. También hay decoración en los capiteles, de orden compuesto que descansan sobre las pilastras. Está decorada por entero con estuco y pan de oro.

En la Guerra Civil se destruyen los retablos y parte de la imaginería religiosa. Las imágenes son posteriores a la Guerra, de obradores de los años 40 y 50. Hay documentadas dos obras de gran importancia, que se destruyeron: el retablo de las Almas de Vicente Macip, con la representación del Juicio Final y la Misa de San Gregorio y una tabla de la Virgen de Monserrat de 1549.

Podemos ver las siguientes partes en el edificio:

  1. Capilla Virgen de los Desamparados
  2. Acceso al Campanario
  3. Acceso al órgano y al coro
  4. Capilla Virgen de la Buena Muerte
  5. Capilla de San Onofre
  6. Acceso a la Capilla de la Comunión
  7. Capilla de la Comunión
  8. Capilla Virgen del Rosario
  9. Vestíbulo de acceso a la residencia de ancianos y sacristía
  10. Acceso centro parroquial
  11. Sacristía
  12. Presbiterio
  13. Almacén
  14. Capilla Virgen del Carmen
  15. Capilla Virgen de la Luz
  16. Capilla del Sagrado Corazón de Jesús
  17. Acceso lateral
  18. Capilla del Bautismo
  19. Atrio.

 

 

La Capilla de la Virgen de los Desamparados se encuentra a los pies de la Iglesia, a la izquierda, bajo el coro.

Detrás de esta, está el acceso al Campanario, que marcaba la pauta de la vida diaria en labriegos y artesanos. La torre es de ladrillo de finales del siglo XVII y principios del XVIII, restaurada en 1989. Desde el exterior, podemos ver como está coronado con terraza, templete octogonal y cupulita, y pináculos en los ángulos con prismas y esferas. Las campanas no son las originales, ya que fueron fundidas durante la Guerra Civil. Actualmente hay cuatro: San Onofre (1939), Virgen de la Luz (1939), Purísima Concepción (1988) y Cristo de los Afligidos (1988).

El órgano original fue destruido durante la Guerra Civil. El actual es de 1997-2000, del taller de órganos de Berenguer & Díaz de Torrente. Los 2134 tubos son importados de Alemania.

Bajo el órgano, encontramos la Capilla de la Virgen de la Buena Muerte. Anteriormente era la Capilla de las Almas, donde estaba el retablo de las Almas de Vicente Macip (desaparecido durante la Guerra Civil). Si nos fijamos en la parte superior, vemos los lunetos, que enmarcan las ventanas y las capillas. Son una pieza triangular con una puntura, que se repiten sobre el resto de capillas. En este caso, hay representadas dos almas ardiendo, por el hecho de que esta era la Capilla de las Almas.

La siguiente es la Capilla de San Onofre, patrón de Quart de Poblet. Hay un baúl metálico que custodia la reliquia del Santo. En el luneto que hay sobre esta capilla encontramos dos leones y una palmera, simbología que se asocia a San Onofre.

Sobre el luneto siguiente, ya vemos un cáliz, que nos anuncia la entrada a la Capilla de la Comunión. Este tipo de capillas cobran importancia con la Contrarreforma, ya que la Reforma Protestante no cree en la transubstanciación (en la hostia está el Cuerpo de Cristo). Por eso se crean capillas especificas para recibir la comunión. En este caso se trata de un añadido posterior de 1768, proyecto de Vicente Gascó, primer director de la Academia de Bellas Artes de Valencia y autor de la decoración de obras como la Basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia.

Destacan como piezas excepcionales el baptisterio cubierto de cerámicas representando el Bautismo de Jesús, y el altar de mármol, pieza valiosa, además de numerosas obras de arte que ocupan un lugar relevante dentro del barroco valenciano.

El templo se restauró ya en 1916, sobre todo a nivel de acabados y estucados interiores. Esta restauración se llevó a cabo por suscripción popular, y acabó de definir la imagen actual del templo.

Se trata de uno de los mejores ejemplos de arquitectura contrarreformista del barroco valenciano, y cuenta con la declaración de Bien de Relevancia Local.

 

Fuentes:

Cebrián i Molina, Josep Lluís (2005): “Quart de Poblet: Art i Pstrimoni”. Ulleye. Xátiva.

Hermosilla Pla, J. (dir.) (2012): “Quart de Poblet. Historia, Arte y Geografía”. Facultad de Geografía e Historia. UV – Ajuntament de Quart de Poblet.

http://www.purisimaconcepcionquart.es

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies